viernes, 24 de noviembre de 2017

Reivindicación del Ragtime. Un 24 de noviembre de 1868 nacía el gran Scott Joplin.

 

El Ragtime "murió" al cumplir su mayoría de edad, si aproximadamente contamos desde el famoso Maple Leaf Rag (1899) hasta la muerte de Scott Joplin (1917) con ella coincidió su desaparición temporal ocasionada por la fuerza arrolladora y novedosa de un jazz al que le debió en gran parte su propio surgimiento. Coincidió la muerte del llamado "rey de los escritores de ragtime" con la que se considera la primera grabación de jazz de la Original Dixieland Jass Band. Por eso, no olvidemos que sin el Ragtime es muy probable que el jazz y mucha música popular no hubiera sido lo mismo. El propio estilo denominado "stride Piano" generado en Harlem y representado por grandes del piano jazz como Fats Waller o Willie "The Lion" Smith, proviene del formato rítmico de la mano izquierda del ragtime. 

Si de repente suena en cualquier parte la melodía principal de la película “El Golpe” (The Sting) mucha gente la reconoce enseguida. Es el fenómeno que con el tiempo se suele asentar en nuestros conocimientos por el cual se relaciona un tema concreto con una película, creyendo que están intrínsecamente unidos. Esto es, se relaciona la melodía de la película “El Golpe” como propia de la misma y se llega a desconocer el título de la pieza o se atribuye erróneamente al mismo del film, cuando tanto el propio título y sobre todo la época son totalmente ajenas. “The Entertainer”, gran melodía que sirvió a una gran película de 1973 ambientaba los años de la depresión en EE. UU., pero que realmente pertenece a principios de siglo XX, concretamente 1903, y por lo tanto no fue compuesta para la película. 

Llego a pensar que en realidad, aunque la película propició un revival del ragtime en los 70 en el que grandes pianistas como Joshua Rifkin, William Albright o Dick Hyman, que provenían del mundo clásico, grabaron la obra de Joplin, actualmente ese hecho ya no se da y perjudica más la relación de la película con la música en detrimento de la misma obra de Scott Joplin a quien apenas se le conoce - sobre todo en España - y menos sus otras composiciones mucho más maduras que "The Entertainer", como "Gladiolus Rag" o el vals "Bethena". 

Incluso una ópera, Treemonisha (la única que ha sobrevivido de las dos que compuso y la primera compuesta por un compositor afroamericano) , que fue un gran fracaso en su estreno de 1910 y que arruinó al compositor. Probablemente el público no estaba preparado para una ópera con el tema de la esclavitud como línea argumental.




En su evolución compositiva yo situaría a Joplin a la altura por ejemplo de Gershwin, pero su muerte a sus 49 años imposibilitó un reconocimiento como compositor “serio” que siempre buscaba a la hora de componer nuevas piezas.
Con el tiempo las composiciones de Joplin comenzaron a diferenciarse de ese ragtime más festivo que provenía del “cakewalk” para ir cogiendo entidad propia y denominarse “ragtime clásico”, que se distingue por ser compuesto esencialmente para piano – aunque hubo arreglos o versiones para otros instrumentos o bandas-, y por reunir y conjugar a la vez dos caracteres musicales aparentemente dispares: los elementos afroamericanos con el indispensable carácter de la síncopa junto a las formas y técnicas musicales europeas. De ahí que el ragtime clásico no se considera “música de jazz” puesto que es música compuesta y aparentemente sin improvisación, aunque su desarrollo- junto al blues - fue esencial para la aparición del jazz. Y al mismo tiempo tampoco se consideraba música clásica, aunque influyó en compositores de tradición europea o compositores de “música clásica”, como Claude Debussy con la pieza llamada Golliwog´s Cakewalk que pertenece a la Children´s Corner suite (1906-1908). También de Debussy nos encontramos con una serie de obras donde la influencia del ragtime es patente, como por ejemplo Minstrels (Preludes, 1º Livre) (1909-1910). Y no sólo Debussy fue atraído por la forma compositiva del ragtime y sobre todo su rítmica, sino muchos otros compositores clásicos como Satie, Stravinski, Darius Milhaud, Honegger o Hindemith. Esta influencia del ragtime en Europa se debe a que su primer contacto fue probablemente en la exposición de París debido a la gira europea de John Philip Sousa. Eso y mucho más es el ragtime de Scott Joplin. 



Pero de forma más poética para definir el ragtime prefiero escoger un extracto del monólogo de Alessandro Baricco, “Novecento”, que sirvió de inspiración para la gran película de Giuseppe Tornatore “La leyenda del pianista en el Océano” en la que dice: 

“Tocábamos para hacer que bailaran, porque si bailas no puedes morir, y te sientes Dios. Y tocábamos ragtime, porque es la música con la que Dios baila cuando nadie le ve. Con la que Dios bailaría si fuese negro”.

Durante este año 2017 he estado "reivindicando" desde diversos escenarios al más grande compositor del llamado Ragtime clásico, Scott Joplin del que se cumplían los 100 años de su fallecimiento y que hoy, un 24 de noviembre hace 149 años, nació. Suerte para mí como pianista el haber afrontado y descubierto un repertorio lleno de matices y con obras que se sitúan a la altura de los clásicos sin abandonar la típica síncopa del jazz y más por haberlo compartido con el público en los 7 conciertos que he dado hasta ahora y que seguiré dando el próximo 2018 con motivo de los 150 años del nacimiento del compositor. Sin embargo, no es tan halagüeño que exista un gran vacío en las programaciones culturales de los escenarios de los festivales, tanto de temática clásica como de jazz en los que parece que no reconocen o incluso no conocen la importancia de la obra de Scott Joplin.


Reivindiquemos el Ragtime, no sólo por ser una música elegante, bella, rítmica y apasionada, sino por todo lo que aportó al mundo de la música y con ello Scott Joplin, un "Bach" en Jazz.

4 comentarios:

  1. Más que un artículo es un interesante e instuctivo texto sobre una música poco conocida pero con mérito para estar entre nuestros temas preferidos. Y es un lujo "sentirla" a lo grande: teatro, piano cola y pianista con cadencia y sentimiento....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Isabel, efectivamente es la intención dentro de esa "reivindicación"...dar a conocer músicas que han influido y están siempre ahí, pero de alguna manera olvidadas. Un saludo!

      Eliminar